Minería en el Perú

País minero por excelencia, el Perú posee una larga tradición minera. Esta actividad representa más del 50% de las exportaciones, con cifras que superan los US$ 20 mil millones anuales.Las exportaciones de las 50 compañías mineras top del Perú crecieron más del 22% en el 2011. Sus ventas totalizaron US$ 26,406 millones, frente a los US$ 21,582 millones del 2010. Así, las exportaciones mineras en el 2011 representaron el 58% del total de las exportaciones peruanas, según la SUNAT. Los principales minerales que exporta el Perú son: cobre, oro, hierro, plata, zinc, plomo, entre otros. Todos ellos poseen una fuerte demanda como insumos para procesos industriales de alto nivel tecnológico.

Cada año, los gobiernos regionales y locales, así como las universidades públicas, reciben un porcentaje de los ingresos obtenidos por el Estado a partir de la explotación minera -el canon- para realizar proyectos de inversión y desarrollo de las poblaciones afectadas por la explotación. En el 2011, este monto ascendió a S/. 4,254 millones, y las regiones más beneficiadas fueron Áncash, Arequipa, La Libertad, Cajamarca, Moquegua, Tacna y Puno, que actualmente concentran el 80% de la explotación de este recurso.

Actualmente, la minería en el Perú es motivo de conflictos sociales, debido a reclamos de poblaciones aledañas a los centros de operaciones de las mineras que exigen un control y cuidado del medio ambiente, trabajo y mayores retribuciones económicas.

Valor agregado bruto minero del Perú

Valor agregado bruto minero del Perú en millones de nuevos soles.

Exportación minera del Perú

Exportación minera del Perú en millones de nuevos soles.

El desarrollo de nuevos proyectos y expansión de los actuales están permitiendo sostener la producción minera en el país y con ello el elevado flujo de ingresos para el Estado. Las exportaciones mineras se han visto favorecidas por buenos precios en los mercados internacionales.

Los gobiernos locales son los más favorecidos por el canon, es necesario potenciarlos para que desarrollen buenos proyectos de inversión y así destrabar el aparato burocrático que entrampa su ejecución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *